Skip to content
noviembre 13, 2012 / La Ultima Reyna

Roque Benavides y la UNDAC, la indiferencia también contamina

El día jueves 8 de noviembre la Universidad Nacional Daniel Alcides Carrión (UNDAC) de Cerro de Pasco   le otorgó el “grado Honoris Causa” al empresario minero y presidente ejecutivo de la compañía minas Buenaventura, Roque Benavides Ganoza. Benavides fue designado, además, padrino de la XLII promoción de ingenieros de minas de dicha universidad.

Parte de la historia minera y política de Cerro de Pasco está ligada a la familia Benavides. Alberto Benavides de la Quintana, “El patriarca”- padre del homenajeado Roque Benavides Ganoza -fue alcalde de Cerro de Pasco por un breve periodo (1948- 1949) y posteriormente gerente de la empresa Cerro de Pasco Corporation donde trabajó por muchos años . Su carrera como empresario que diera inicio en esta ciudad lo llevaría a fundar en los años 50 Minas Buenaventura con la unidad minera Julcani, posteriormente incluye también a minas Huachocolpa (Huancavelica) y Uchucchacua (sierra de Lima) entre otras. El año 1992 se une a Newmont Mining Corporation(USA) para formar Minera Yanacocha S.R.L. Actualmente Roque Benavides Ganoza es gerente general de Compañía de Minas Buenaventura S.A.A. copropietaria de Minera Yanacocha S.R.L. [1]

 

El discurso de Roque Benavides

Durante la entrega del grado Honoris Causa el discurso de Benavides Ganoza versó sobre la “minería responsable” y sus aportes al país. Los portales virtuales de prensa en Cerro de Pasco dan cuenta de ello resaltando que el Ing. Benavides obsequió su libro[2] a los estudiantes de dicha universidad- el que puede ser descargado íntegramente en la web- y que básicamente muestra desde el punto de vista de Minera Buenaventura las ´bondades” de la minería. En el libro se resaltan las ganancias que esta actividad extractiva produce, con fotografías muestran una ´armoniosa relación´ entre la minería, la naturaleza y la comunidad. No es un libro que ayude a entender ni desde el lado histórico, social, político o cultural a la minería en el Perú. Se podría decir que es básicamente una oda al logro empresarial, sin autocrítica, sin mención a los conflictos sociales; más de aquel material en papel lustroso que las empresas mineras se esfuerzan en producir desde sus programas de “responsabilidad social”.

Es paradójico que Benavides Ganoza presente un discurso sobre minería responsable en Cerro de Pasco. La somera mención que hace, en la introducción de su libro, a este lugar es el recuerdo familiar de cuando sus padres vivieron allí, de cuando su padre trabajaba para la Cerro de Pasco Corporation y de cuando fuera alcalde de la ciudad. Pero en esas líneas no hay ni por asomo una mención a la situación crítica en la que vive la población de Cerro de Pasco debido a los efectos de la actividad minera desde la época de la propia Cerro de Pasco Corporation. Y aunque los pobladores en la ciudad minera recuerden con nostalgia el tiempo en que ´los gringos de la Cerro de Pasco´ habitaron ese lugar lo cierto es que gran parte del desastre en el que vive la ciudad el día de hoy se la debemos a la Cerro de Pasco Corporation. Haciendo un poco de historia menciono algunos puntos:

–          Entre 1956 y 1960 se da inicio a la explotación a “tajo abierto”, con el entonces Mccune Pit: un agujero que ha ido acrecentando sus dimensiones y se ha expandido provocando desde sus inicios el desplazamiento de una urbe ya existente.

–          La Cerro de Pasco Corporation depositó sus relaves en la antes laguna Quiulacocha desde los años 20. Y para que sus minas no se inundaran y para que sus operaciones fueran más productivas se secaron varias lagunas.

–          Fue también la Cerro de Pasco la que construyó un enorme cerco sobre las tierras de las comunidades, sometiendo a hombres y mujeres al abuso de su poder como hacendado, monopolizando el pasto y matando ganado que no le pertenecía. Criminalizó bajo el amparo del Estado peruano a cuanto comunero o dirigente reclamaba justicia sobre el derecho de pertenencia de sus tierras.

Es paradójico que a Benavides Ganoza se le aplauda cuando presenta un discurso sobre “minería responsable” en Cerro de Pasco, cuando en esta ciudad, dicha práctica no se conoce ni por asomo. Un discurso hipócrita en el que además, afirma sin reparo alguno, que “el Perú es un país minero y que es un país que se ha podido descentralizar gracias a su minería”[3], ¿Desde dónde está mirando Benavides Ganoza al Perú? ¿Son sus logros empresariales los logros del Perú entero?

¿De qué “minería responsable” habla Benavides Ganoza? Si la empresa minera de la que es socio mayoritario, Yanacocha S.R.L , acaba de ser multada por el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) con 127,75 Unidades Impositivas Tributarias (UIT), equivalente a S/. 466 287,50, luego de determinar la vulneración a la normativa ambiental, por el incumplimiento de cinco compromisos establecidos en el Estudio de Impacto Ambiental Semidetallado del Proyecto de Exploración Minera Conga, ubicado entre los distritos de La Encañada y Sorochuco, provincias de Cajamarca y Celendín (Cajamarca)[4].

La universidad y el gesto político

El rector de la UNDAC Ricardo Guardián Chávez escribe el prólogo para el libro de Benavides Ganoza. En sus pocas líneas se deshace en elogios para los Benavides, padre e hijo; hace mención del record de ganancias obtenidas por la actividad minera en el Perú y subraya la mención que Benavides Ganoza anota -someramente en su libro- sobre lo que su modelo de “minería responsable” propone, “responsabilidad social compartida”. Entiende, dice Guardián, que es ahí donde se encuentra el papel de la universidad. Pero dicha responsabilidad compartida no es detallada en el libro de Benavides Ganoza; solamente es bosquejada en dos gráficos primarios que no dicen nada sobre las múltiples relaciones tejidas dentro de la sociedad así como el impacto social, cultural y ambiental que produce la actividad extractiva.

En las fotografías y el video subido a You Tube que dan cuenta de tan “magno evento” podemos ver a las autoridades universitarias y al agasajado Roque Benavides enfundados en togas y birretes. Los alumnos cámaras en mano graban el evento para la posteridad, todos aplauden, se emocionan y agradecen efusivamente al “ingeniero”.

Lo paradójico de ese evento es que suceda precisamente cuando:

–          Una gran parte de Cerro de Pasco (Champamarca, Quiulacocha, Paragsha, el AA.HH. José Carlos Mariátegui, Sacra Familia y Yurajhuanca ) se encuentra declarada en emergencia ambiental [5] debido a la explotación minera irracional e irresponsable desarrollada en este lugar.

–          Existe un conflicto social en Cajamarca por la ejecución del proyecto Conga por parte de Minera Yanacocha, cuyo saldo son muertos, heridos, huérfanos y una población que está siendo criminalizada por su lucha por una vida sana.  Cuando comuneros y comuneras están en pie de lucha defendiendo el intento de desaparición de las lagunas, buscando evitar que su espacio vital sea convertido en depósito de escoria y en tajos abiertos que los desplazarían a zonas urbanas donde posiblemente solo les quede ubicarse en las periferias. Cuando pobladores de Celendín y Bambamarca están luchando para que la actividad minera no contamine sus aguas, como ha sido contaminada desde hace muchos años el agua de consumo de la población de Cerro de Pasco.

–          Se conoce que Minera Yanacocha es responsable de la contaminación por derrame de mercurio en Choropampa, la que ha traído graves consecuencias para la salud de su población[6]. Que además ha desarrollado actividades de espionaje a líderes sociales en Cajamarca[7].

“Tu indiferencia también contamina”

foto: registro proyecto AFUERA

¿Me pregunto si las autoridades de la UNDAC entienden lo que significa el “gesto político”? ¿Son conscientes dichas autoridades de lo que, en medio de toda esta situación que vive el país en relación a Minera Yanacocha, significa condecorar a su socio mayoritario?

¿No debería la UNDAC ser una de las primeras instituciones en Cerro de Pasco en crear conciencia crítica en sus alumnos sobre la situación que vive el país respecto de los problemas generados por la actividad minera? ¿No debería ser la UNDAC la primera en formar parte del contingente ciudadano que se posiciona frente al Estado Peruano para exigir que asuma su responsabilidad sobre la situación catastrófica en la que ha dejado la actividad minera a Cerro de Pasco y las comunidades colindantes? ¿Dónde tienen la conciencia las autoridades universitarias de Cerro de Pasco?

Está claro que los señores y señoras de la UNDAC desconocen, o poco les importa, lo que viven otras regiones, y no son críticos de su propia realidad.

Está claro que dicha condecoración en este claustro universitario ya no tiene ningún valor  simbólico porque carece de mérito moral, conciencia crítica y compromiso político. Hay que entender señores de la UNDAC  que la indiferencia también contamina.


NOTAS

[1] Minera Yanacocha actualmente es propiedad de Compañía de Minas Buenaventura (50%), Newmont Mining Corporation(45%) y de la International Financial Corporation (5%) miembro del Banco Mundial

[2] La minería responsable y sus aportes al desarrollo del Perú

[4] Resolución N° 214-2012-OEFA/TFA

[5] Resolución Ministerial N° 267-2012-MINAM

[6] “Choropampa el precio del oro” http://www.youtube.com/watch?v=fG-XBAxLo94

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: