Skip to content
mayo 10, 2012 / La Ultima Reyna

Miss Relave 2012

Publicado en Correo Semanal N° 53 / 26 de abril de 2012
Texto y fotos de: David Gavidia

“Elizabeth Lino, auto proclamada Última Reyna de Cerro de Pasco, y un ´toxirrecorrido´que intenta crear conciencia sobre la contaminación que continúa azotando a este otrora emporio minero”

Ante un inmenso agujero de 400 metros de profundidad, dos kilómetros de diámetro -y cuyo color plomizo y forma espiralada ahora nos recuerda al símbolo de Marca Perú- Elizabeth Lino Cornejo se ve pensativa. Ella es la Miss Cerro de Pasco. Mejor dicho, es la autoproclamada Última Reina de este pueblo ubicado a 4 mil 380 metros de altura y cuyo cielo es tan percudido y gris, como el mineral que sacan de sus entrañas.
No es una reina convencional, de las que pasean su carácter altruista en carros alegóricos. Es de las que se preocupan por darle promoción a los “atractivos” de su ciudad, a través de un “toxirrecorrido”, que no es más que un circuito turístico por las zonas más contaminadas de esta “Villa minera”, que infecta la piel e intoxica los pulmones.

Quiero que el mundo entero conozca nuestras “maravillas”; explica con sorna mientras camina entre desmontes de relaves y pequeños charcos de agua amarilla, paisaje común en esta –aun definida por algunos- “opulenta ciudad”.

Pero Elizabeth Lino, no es una Miss. En realidad, es una narradora oral e investigadora literaria que desde noviembre del 2009 se enfunda en el personaje de la “Última Reina” para dar a conocer los problemas socioambientales de Cerro de Pasco, lugar donde nació hace 38 años.

Así intenta retratar con crudeza la realidad de esta tierra que hoy es devorada por ese hoyo que sigue en expansión y no perdona a sus 80 mil pobladores, quienes deben convivir rodeados de pasivos mineros que se filtran por la nariz, riachuelos de agua ácida que recorren las calles y escasas horas de agua potable, que son la suma de precariedades que provocaron que el Estado, en diciembre del 2008, promulgara la Ley Nº 29293, que declaró de necesidad pública e interés nacional la reubicación de esta “Ciudad Real de Minas”.

A tres años de emitida la norma, la mudanza parece una utopía. La población sonríe cuando le hablan de ella. – “Qué va a ser, oye”, dicen. – “Vas a estar creyendo, tú”, comenta socarronamente la reina.
En tanto, las obras de extracción a tajo abierto continúan y, ante la certeza de la expansión de los trabajos, algunos vecinos negocian la venta de sus viviendas para que sean demolidas -como sus recuerdos- “a favor del crecimiento minero.

UNA REINA SIN PALACIO 

Hace algunos años, una de esas viviendas fue la de Elizabeth Lino, quien ahora observa lo que fue la casa de sus abuelos. Ese espacio en

 la que pasó su infancia, hoy es parte de la minera y luce frente a un cerro de relaves. Al lado yacen los rieles de un tren que corre con el sonido de las cosas oxidadas.
Conocedores de la poca voluntad política para lograr la mudanza de la ciudad, algunos pobladores continúan levantando sus casas de dos, tres pisos. Aparecen nuevos comercios, tiendas por departamento, modernizan algunos negocios. Otros optan por partir a San Juan, nuevo distrito ubicado en la parte alta de la urbe -a pocas cuadras del tajo y a dos minutos en taxi-. En tanto, la “Última Reina” -vestido negro, banda en pecho, corona en la cabeza- mira todo esto con la ironía que solo cabe en alguien que ve como un hoyo gris se traga y contamina el lugar que más quiere.

Así, el sarcasmo también es un mecanismo de defensa y Elizabeth Lino lleva la protesta en taco aguja. Como toda mujer de ingenio sutil y talento punzante, su reclamo difiere del puño en alto y el bloqueo de carreteras. Ella creó el “circuito turístico” más alto del mundo –una caminata de cinco horas a más de cuatro mil metros- que incluye un recorrido por el agujero y las calles aledañas donde se observan, excavaciones y mineros de casco amarillo; viviendas clausuradas y cañerías expuestas; calles cercadas por la minera Cerro SAC (antes Volcan) y muros que delimitan la zona con pintas con mensajes del tipo: “Propiedad privada”, y tiene el objetivo promover la candidatura del tajo como “Maravilla Universal y Paisaje Cultural Histórico de la Nación”.

El recorrido incluye, además, una visita a la laguna Quiulacocha y sus aguas amarillentas. Hace un tiempo se realizó allí un experimento que consistió en meter a un pez en esas aguas tornasoladas y ver su reacción: murió intoxicado, 40 minutos después.

DESDE MI VENTANA, UN AGUJERO

Elizabeth vivió en Cerro de Pasco hasta los 17 años y desde su ventana observaba ese profundo hoyo. “Creía que todas las ciudades del mundo tenían un hueco por la mitad”, cuenta risueña. Luego entendió que no era así. Llegó a Lima buscando calidad educativa, viajó a España y recorrió parte de Europa. A su retorno ideó su personaje bajo la conducción de Miguel Rubio Zapata, director y fundador de Yuyachkani. Desde entonces está en esa lucha por la defensa del medio ambiente y demostrar que la minería manejada de forma irresponsable daña vidas y el ecosistema.

Para escenificar a su personaje, los zapatos se los regaló su madre. El vestido, una amiga; diseñó su banda de reina y la peina Azul, la Miss cerro de Pasco Gay. Su peculiar reinado durará hasta que la nueva ciudad sea construida y ella entregue el cetro a la futura Miss. “O sea, me veras saludando a la gente con canas”, explica mientras ríe.

Con Elizabeth recorrimos las calles de Cerro de Pasco y algunas parecen una metáfora de mal gusto: el jirón Plomo es paralela al jirón Plata y distante del jirón Libertad. Y entre los rieles del tren y los juegos de los niños en

Champamarca hay relaves sin malla de protección que aseguran un futuro de pulmones contaminados. Al terminar la caminata cada uno pasó su mano por el cabello y esta queda impregnada de un polvillo dorado entre los dedos. “Me estoy volviendo rubia con la minería limpia y responsable”, se ríe, en medio de ese granizo que cae como piedras sobre la cabeza y bajo una lluvia que empantana y descompone la ciudad.

Más realista, ella te lleva a comer unos panqueques con café tostado para sobrellevar el frío y el soroche, pero para despertar conciencias, realiza intervenciones públicas en plazas y mercados; usa las redes sociales y un blog para entrar en debate. Ha colocado una tienda virtual donde ofrece “Agua embotellada de psicodélico color amarillo” y “una grabación con los más altos decibeles de las explosiones de las 11 de la mañana y 3 de la tarde para tener a la ciudad cerca, por más lejos que se esté”.

 Hace unos días Elizabeth llevo su personaje a México e invitó a conocer su pueblo como el primer destino ecológico para ir antes de morir. Fino humor que ofrece a través de un testimonio real y no maquillado por una ideología. Es la experiencia de haber vivido en este lugar que, como recuerda Manuel Scorza, está rodeado de maltrechas calles sin pintar, plazas sin árboles, calles fangosas y una Prefectura a punto de caerse como “la cáscara de una riqueza delirante”. Justamente eso es el sitio que promociona: la cáscara de una riqueza delirante. Y Elizabeth Lino Cornejo es su última reina.

Se puede descargar el artículo AQUI

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: